Author archives: María Castrillo

La naturaleza de Yosigo

•••
“Aita, yo sigo haciéndolo porque me gusta”. Así respondía el donostiarra José Javier Serrano a su padre cuando le dedicaba poemas poniendo en duda su habilidad fotográfica de pequeño. Y también así nació el nombre artístico de aquel niño que ha conseguido dedicarse profesionalmente a la Fotografía. El paisaje vasco, los espacios abandonados, los viajes al[...]

Una de sombreros

•••
Y entonces Rick dijo: "Of all the gin joints of all the towns, in all the world; she walks into mine". Se puso el sombrero negro a pesar de estar dentro del pub. La verja ya estaba casi bajada, así que apoyándose en uno de los taburetes de cuero viejo negro, se encendió un cigarro. -“Alguna ventaja tendrá que tener ser el dueño”- le dijo a Moncho mientras é[...]

Cuando llueve en Madrid

•••
En Madrid también llueve, aunque todos los de allí se hayan olvidado. De hecho, no se han olvidado sólo de que llueve, sino también de que hay gente que llora, que ríe; de que hay mar y olas que rompen en acantilados refugiados de la civilización; de que a veces, por la noche, se ven todas las estrellas, constelaciones y cometas; de que los perros corren; de[...]

La Naturaleza de Sailor's Road

•••
ESTO SÍ ES UNA PIPA Mis respetos a Magritte, pero esto sí es una pipa, es la pipa de Sailor´s Road. La que se fuma sin prisa, en el porche de aquella casa en la montaña, con vistas a los picos nevados, rodeado por una manta de lana y con los pies bien abrigados. El espíritu del navegante que se adentra en la naturaleza y en la aventura es la constante [...]

Babel

•••
Tengo carné de conducir, me encantaría tener moto, prefiero el bus para ir viendo el paisaje, pero al final siempre termino cogiendo el metro. A veces paseo. La línea marrón del tranvía subterráneo podría dibujar un mapa de mis días en Madrid, de lunes a domingo y de Pinar de Chamartín hasta Argüelles. Pero fue un domingo cansado volviendo a casa y en una[...]

El otoño de Goya

•••
Han pasado más de setenta años desde entonces. Apenas llevaban una década de andadura por la vida, eran inmaduros y todavía caminaban erguidos. Se conocían del barrio, incluso llegaron a ser amigos. Eran de esos vecinos que a fuerza de verse cada día encarnaron lo de ‘el roce hace el cariño’. El roce del paso de los años, el roce del viento, del frío y de[...]

Pongamos que hablo de Madrid

•••
Era de noche. Un abrigo rojo que cubría un cuerpo magullado es lo único con vida que podía verse en ese momento junto al andén del metro. El aroma a café recién molido empezó a impregnar cada cojín, cada tostada, cada croissant, cada zumo de naranja, cada flor del jarroncito de la mesa, cada rincón de aquel lugar casi mágico camuflado por cuatro paredes y u[...]