Este año,  2014, Copenhague fue premiada cómo la ciudad más “verde” de toda Europa.

Aparte de sus bicis, innovan todo lo que pueden en lo que al transporte se refiere.

La última que conozco, es hacer de Dinamarca una Nación ideal para hacer autoestop. Y, ¿ por qué no?

El otro día conocí a Carsten y me contó este proyecto y sus validos “por qués”. En este ambicioso aventura, uno de los principales objetivos es trabajar en la imagen del autoestopista, mostrándole como lo que es generalmente hoy día, un ser humano socialmente consciente y no (sólo) un vagabundo hippie de los años 70.

El proyecto está principalmente basado en la comunicación y el storytelling, compartiendo todas las historias y experiencias positivas que nos proporciona el autoestop. También mostrando claramente los beneficios que tiene hacer autoestop.

1) Proteger el medio ambiente: Utilizando mejor sus recursos (sabe a tópico pero todos sabemos lo cierto que es).

2) El social: Con autoestop rompemos las barreras y prejuicios. Da igual de dónde vengas, a dónde vayas, o en que trabajes, al final, somos todos bastante parecidos, el compartir espontáneamente coche, digan lo que digan, une.

3) El propósito de aventura: Buscamos nueva experiencias, sentirnos vivos.

Aunque antes de hacer autoestop todavía se te pase por la cabeza, una imagen de tu madre, con la clásica frase de madre: No te subas en coches con desconidos, y que decir de ponerte en la carretra por amor al arte a pararlos.

(“Work in progress” para cambiar esto.)

Esta iniciativa se desarrolla en Dinamarca y la web está sólo disponible en Danés, pero con este post, y estas fotos, espero acercaos un poquito más a este proyecto de cambios, en el cuál en vez de ver peligros, algunos, sólo ven oportunidades.

 

Puedes seguir a este proyecto aquí:

Facebook.

Web.