UNO

Fondo negro, tipo blanca, tapa dura. El título invita a morir vacío -en inglés impecable-:  “Serás recordado por las batallas en las que decidiste invertir tu tiempo”.

Amantes del Candy Crush, avisados están.

DOS 

Cortina roja, fondo negro. Se abre el telón y aparece Todd Henry en el Tedx Xavier University (Ohio).“Creativity under pressure” (Creatividad bajo presión) es el título de su ponencia.

Mientras llega a nuestras manos “Die empty”, el último libro del fundador de Accidental Creative, este video de TED y esta genial web llena de recursos para la creatividad pueden servir para ir abriendo boca.

TRES 

¿Es posible que un trabajo creativo sea prolífico, brillante y sano al mismo tiempo? 

Es posible. Pero no es gratuito. Para ello, y siempre según Todd, necesitas:

1. Focalizar: Define tu trabajo. ¿Qué estoy tratando de hacer aquí? ¿Cuál es el problema, cuál es el marco, cómo voy a tratar de solucionarlo? Según Henry, focalizar incluye superar la barrera de la constante interrupción: No es momento de revisar tu timeline de Twitter, es momento de seguir con la pantalla.

2. Relacionar (te): Henry, al igual que Austin Kleon en el libro “Steal like an artist” que en su día reseñamos en Natui, rompe también con el mito de la creación. Nuestros hallazgos, afirma el speaker, se basan en los hallazgos de otros, así que lo mejor que podemos hacer es reunirnos periodicamente con personas creativas y compartir nuestros proyectos con ellos. Y tirar del hilo. Tirar del hilo de la inspiración y dejar que otras personas, lugares y/o situaciones nos ayuden a generar nuevas conexiones.

3. Cuidar tu energía: ¿Recuerdas aquel post “Gestiona tu energía, no tu tiempo”? Inspirándose en la viña, Henry habla de la necesidad de poner en barbecho nuestra energía y crear espacio evitando así caer en la mediocridad del terreno agotado.

4. Estimular : Tu cabeza. Revisa bien qué le das de comer al tamagotchi de tu creatividad. Asegúrate de que estás aprendiendo a ver el mundo desde nuevas perspectivas. Identifica los temas que te interesan y dedícate a ellos.

5. Echarle horas: El tiempo es la moneda de la productividad. ¿Cuánto tiempo destinas a crear e investigar? ¿Recuerdas cuando fue la última vez que creaste algo personal? La respuesta te dará una medida de cómo es tu vida creativa.