El último tiempo estuve obsesionada buscando imágenes de un  diente de león para dibujar en una pared. Finalmente, la magia sucedió cuando menos lo esperaba y, buceando en Internet, di con  Durazno “Primera película boliviano-argentina, financiada por su público y producida ecológicamente”. Irresistible ¿no?

Identidad Durazno

Dos días mas tarde me encontré virtualmente con su directora Yashira Jordàn, que con su encantador acento boliviano, deja ver también la influencia argentina cuando pronuncia “re bueno” o “Che, te tengo que dejar”.

Actualmente vive en la ciudad de La Plata, donde están terminando de ajustar el material, y conectarse con el proceso creativo, del que tuvo que alejarse el último tiempo, para acompañar la película a festivales y concursos.

Es un documental creativo del género road movie. La historia es la de Ezequiel Kruger, un argentino de 25 años que inicia un viaje a dedo desde La Plata (Argentina) hasta Cochabamba (Bolivia) movilizado por tres preguntas. ¿De dónde soy? ¿Quién es mi familia? y ¿Cuál es mi apellido?

A lo largo de este viaje, hay algunas escenas de ficción, protagonizadas por un actor, quien irá metiéndose en su mundo y construyendo un personaje sobre él.

Se relatan momentos muy fuertes de la vida de Ezequiel, y en parte por eso tomaron la decisión de crear un universo estético a lo Michel Gondry, lleno de texturas y escenografías oníricas (¡todo hecho a partir de material reciclado!).

Recreación de una calle con cajas

Escenografía ecológica

La productora ARBOL, promueve romper con los esquemas tradicionales del cine, y la propuesta encaja perfecto con Durazno. “Buscábamos ser respetuosos con el medio ambiente, no generar basura, utilizar con prudencia las luces y el material eléctrico. El 99% de la luz de la película es natural. Tenemos solo un guión impreso”.

Tiene mucha lógica, si pensamos que el punto de partida es una búsqueda de identidad, que en muchos casos está vinculado a volver a re-significar las cosas, revalorar los objetos. Repensar la propia historia en relación con el contexto.

Avanzamos en la charla, y siguen apareciendo referentes que Yashira menciona con gran naturalidad, como si fuesen colegas de toda la vida (¡Soy su fan!). Herzog y sus documentales.

“Tengo una gran conexión con los animales. Queríamos observarlos, no condicionarlos ni forzarlos a hacer algo. Observar la naturaleza, ser respetuoso con ella. No alterarla en pro de un buen encuadre”.

Atardecer en Cochabamba

Otro punto a destacar en cuanto a la originalidad de la propuesta, es que es una película en proceso, 100% independiente, con el apoyo de  CARROUSEL FILMS de Argentina como coproductor. Financiada gracias a contribuciones de más de 1,000 personas alrededor del mundo, en las plataformas de crowdfunding como Indiegogo y Kickstarter.

Golpear tantas puertas como sea necesario, acompañado de un proyecto hecho con amor, trae grandes recompensas. Artistas como Kevin Johansen y Devendra Banhart cedieron su música.

Esperamos el estreno en este 2013. Mintras tanto podéis ver el teaser aquí.El último tiempo estuve obsesionada buscando imágenes de un  diente de león para dibujar en una pared. Finalmente la magia sucede cuando menos lo espero, y buceando en Internet, di con  Durazno “Primera película boliviano-argentina, financiada por su público y producida ecológicamente”. Irresistible ¿no?

Dos días mas tarde me encontré virtualmente con su directora Yashira Jordàn, que con su encantador acento boliviano, deja ver también la influencia argentina cuando pronuncia “re bueno” o “Che, te tengo que dejar”.

Actualmente vive en la ciudad de La Plata, donde están terminando de ajustar el material, y conectarse con el proceso creativo, del que tuvo que alejarse el último tiempo, para acompañar la película a festivales y concursos.

Es un documental creativo del género road movie. La historia es la de Ezequiel Kruger, un argentino de 25 años que inicia un viaje a dedo desde La Plata (Argentina) hasta Cochabamba (Bolivia) movilizado por tres preguntas. ¿De dónde soy? ¿Quién es mi familia? y ¿Cuál es mi apellido?

A lo largo de este viaje, hay algunas escenas de ficción, protagonizadas por un actor, quien irá metiéndose en su mundo y construyendo un personaje sobre él.

Se relatan momentos muy fuertes de la vida de Ezequiel, y en parte por eso tomaron la decisión de crear un universo estético a lo Michel Gondry, lleno de texturas y escenografías oníricas (¡todo hecho a partir de material reciclado!).

Recreación de una calle con cajas de cartón

La productora ARBOL, promueve romper con los esquemas tradicionales del cine, y la propuesta encaja perfecto con Durazno. “Buscábamos ser respetuosos con el medio ambiente, no generar basura, utilizar con prudencia las luces y el material eléctrico. El 99% de la luz de la película es natural. Tenemos solo un guion impreso”.

Tiene mucha lógica, si pensamos que el punto de partida es una búsqueda de identidad, que en muchos casos está vinculado a volver a resinificar las cosas, revalorar los objetos. Repensar la propia historia en relación con el contexto.

Avanzamos en la charla, y siguen apareciendo referentes que Yashira menciona con gran naturalidad, como si fuesen colegas de toda la vida (¡Soy su fan!). Herzog y sus documentales.

“Tengo una gran conexión con los animales. Queríamos observarlos, no condicionarlos ni forzarlos a hacer algo. Observar la naturaleza, ser respetuoso con ella. No alterarla en pro de un buen encuadre”.

Atardecer en Cochabamba

Otro punto a destacar en cuanto a la originalidad de la propuesta, es que es una película en proceso, 100% independiente, con el apoyo de  CARROUSEL FILMS de Argentina como coproductor. Financiada gracias a contribuciones de más de 1,000 personas alrededor del mundo, en las plataformas de crowdfunding como Indiegogo y Kickstarter.

Golpear tantas puertas como sea necesario, acompañado de un proyecto hecho con amor, trae grandes recompensas. Artistas como Kevin Johansen y Devendra Banhart cedieron su música.

Esperamos el estreno en este 2013. Mintras tanto podéis ver el teaser aquí.