El 22 de Agosto de 2012, un e-mail entró en nuestro buzón de correo. Era de Katta Tubio, una eslovaca de alma sureña que ahora vive con su marido y su precioso hijo entre Conil  y el campo verde de su tierra natal.

Esta es Katta. ¿… A que tiene cara de simpática?

Fotógrafa freelancer de profesión, Katta es además la promotora de MAM (Mothers around me), un proyecto dedicado a madres creativas, cuya inspiradora vida es una demostración de que ser mamá puede ser un plus y no un obstáculo para la vida.

La historia de “Cristobal el naranjero”, escrita y fotografiada por Katta, es hoy protagonista de Natui.

“De vuelta en Eslovaquia, aquí os traigo la pequeña historia de un hombre que vende piedras y naranjas en una casita situada en una de las calles principales de San Roque.

El lugar lo encontré durante el fin de semana que pasamos celebrando la boda de unos amigos. Cristobal vive solo (con un pequeño gato), ama las piedras y no le gusta deshacerse de ellas por nada del mundo.

Su tienda y su casa se llaman “La Gloria”, y además de las riquísimas naranjas, aquí podrás encontrar un lugar muy especial, envuelto en una atmósfera única. Cristobal me dejó tomar algunas fotografías y compartir con vosotros algunas historias curiosas.


Una pared, toda hecha con las botellas de vino apuradas. Fue mucho tiempo atrás, porque Cristobal ya no bebe: “Es única y ecológica”, dijo él.

Su única compañía… Su mujer le abandonó hace diez años. Él todavía la ama, y le gustaría mucho que volviera…

Esta piedra la compró por 400 euros y pagó el transporte desde Ronda (a unos 100km de distancia). Lo hizo simplemente porque le encantó. ¡Y porque le recuerda a King Kong!

Me contó que una vez le hicieron una entrevista para callejeros en Cuatro. Investigando un poco, encontré este pequeño documento, en castellano.

 

Si quieres conocer más de cerca el bonito trabajo de Katta Tubio, puedes seguirla en su blog

¡Gracias Katta!

Si quieres ser protagonista por un día en Natui, envíanos tus historias silvestres a hola@natui.es