“Hoy ya no es suficiente con crear un producto, servicio, experiencia o estilo de vida que sean meramente funcionales. Hoy es económicamente decisivo y personalmente gratificante crear algo que también sea hermoso, caprichoso o emocionalmente atractivo”. Daniel H. Pink, “Con una nueva mente”

 

Un elefante con buena onda, diseñado por Idan Noyberg + Gal Bulka. Una bicicleta para los que aman montar a caballo. Un marcador de página que pide ayuda en silencio.Un pez de colores que sirve para separar la clara del huevo: en la cocina, no bajo el mar.

El consumo de diseño con significado está cada vez más presente en nuestras vidas. Junto a la función, forma y dimensión ética de los productos que nos rodean, la estética se ha convertido en compañero inseparable, capaz de dar visibilidad a las marcas y ofrecer un sentido -más o menos lúdico- a nuestra realidad cotidiana. Repartan juego.

Imágenes vía Design Boom, un portal de lo más recomendable.