Magnético, siempre dispuesto a hacer de cualquier momento cotidiano uno especial. Carlos coge la guitarra, toca y canta igual para 4 que para 40. Lo mejor, su arte de improvisación, involucrando a todos y cada uno de los presentes, risas aseguradas.

Es muy llamativo para mí, cómo Carlos relaciona todo en la vida con música (si no, presten atención a la entrevista) , cómo explica sensaciones o momentos. A mí, me encanta, pero hay que tener una mínima cultura musical para poder seguirle, yo, a veces, me despisto, pero él te encamina en un momento, emocionado de poder enseñarte ese grupo tan bueno, que le parece imposible que tú no conozozcas. Disfruta.

Carlos lleva tocando la guitarra desde que tiene uso de razón, tocando la guitarra en todas, partes, desde el metro de Aluche y la Moby Dick en Madrid, hasta covers en  salón de su casa para dormir a su hijo Mario (de un año lleno de música).

Ingeniero de profesión, nunca veía el momento para grabar el disco, siempre presente en su mente. Carlos estuvo viviendo un año en Irlanda hace unos años con una beca Leonardo, cuando digo Irlanda, no os penséis Dublín ni nada medianamente grande, me refiero a un pueblito de pescadores en el sur de Cork, llamado Skibbereen. Integrado en esta comunidad, tocaba con una banda Irlandesa los Martes en el mítico bar del pueblo, llamado Baby Hannas, del que nace el nombre de su primer álbum. Demasiadas historias en aquel  lugar y mucha riqueza musical, finalmente Carlos encontró el momento de grabar el disco, lo hizo apoyado por sus colegas Irlandeses y producido a caballo entre Madrid y Albacete junto con HURRAH MÚSICA.

Después un tiempo, ilusión, planes y viajes, parece que ya está aquí, bueno, muy cerca. Por ahora, os dejo con su naturaleza y espero, pronto, poder acercaos su música.

De niño, te gustaba mucho: Rafaela Carrá.

Tu momento favorito para crear: Cuando la casa descansa.

En tu espacio de trabajo, te gusta tener a la vista: Dos copas de vino y la puerta abierta.

Si tu momento flow, fuera una canción, sería: Cualquiera de los dos Bobs, Marley o Dylan.

El buen gusto para ti es: Una canción de Van Morrison.

No hay nada más bello que: El vello que se le ve a trasluz a las chicas.

Encuentras inspiración en: Ver a la gente pasar.

Es difícil: Dejar de beber.

La última vez que te asombraste fue: Hoy.

¿Agua del grifo, o embotellada? Depende, si es para beber, embotellada, si es para ducharme, por supuesto, del grifo.

Un error que volverías a cometer: Volver a fumar.

Un error que no volverías a cometer: Ninguno, procuro cometerlos al menos una vez más, para saber si de verdad, eran tan errores como parecían ser.

Un mentor/a: Mi tio Alberto.

Abajo el mito creativo que nos hace pensar de sexo, drogas y Rock & Roll…

Un buen consejo: “No dejes de escuchar un consejo cuando no es consejo, es confesión” A. Machado.

¿Qué hacer ante un bloqueo? Ser consciente, ya caerá.

Un lugar al que regresar: La cama.

Una app recomendable: Chess live.

Te gusta el olor de: María (su compañera de vida).

¿Qué cambiarías de la educación? Todo lo que cercene la creatividad de los niños y la niñas. Cambiaría todo.

Tu jardín secreto (lugar favorito) en tu ciudad: El bar Postmorten en Albacete.

¿Qué libro estás leyendo? “Todo lo que era sólido” de Muñoz Molina.

Si el amor fuera una estación (del año), sería: El invierno tranquilo, digo yo.

Un deseo para el 2014: Que revienten todos los televisores y no se enciendan nunca más.

Dónde seguirte:

www.carlettiporta.com

www.facebook.com/carlettiporta

Twitter: @carlettiporta

Y para despedirnos, aquí os dejo una simpática canción de Carletti Porta (nombre artístico): “El perro romántico” tocada en el Teatro Candilejas de Albacete, siempre, entre amigos.

Fotografía: Tony Villar