Dice la rae:
Regadera: f. Recipiente portátil a propósito para regar, compuesto por un depósito del que sale un tubo terminado en una boca con orificios por donde se esparce el agua.

Dice la rae, a continuación:
Regadera: loc. verb. coloq. Estar algo loco, ser de carácter extravagante.

Alessandra y Raquel, el alma de Dos Regaderas, han venido al vivero de sPalm donde trabaja el equipo de Natui. Traen consigo un precioso ramo de flores silvestres y un montón de ganas (mutuas) de conocernos. Ana Alarcón, editora de la Revista treintaycuatro, hizo posible que nos conociéramos digitalmente hace unos meses.

Hoy, ellas son protagonistas de este blog que busca promover la naturaleza creativa de personas como Raquel y Alessandra, que han sabido poner a barbecho ciertos convencionalismos de la vida para acabar disfrutando de su propio negocio de arreglos florales.

La historia de Dos Regaderas

La idea de “Dos Regaderas” se plantó un domingo de Agosto de 2011. Raquel y Alessandra, amigas además de emprendedoras, invitaron a un café a hablar con ellas sobre su su ideal de futuro. Y así, hablando hablando, de pronto una  le preguntó a la otra:

-”¿Cómo te gustaría vivir?”

(El café por un momento se quedó callado)

Raquel, un alma cultivada, viajera incansable y mujer políglota, había dejado atrás eso que antes llamábamos un gran trabajo para empezar a cultivar una gran vida. Instalada en Madrid tras varios periplos por el mundo, buscaba recuperar la parte física de los oficios y compaginar su trabajo intelectual como responsable de comunicación de una editorial independiente con una tarea manual.

Alessandra, suiza de nacimiento, habitante en el pasado de Londres y madrileña ahora de adopción, deseaba “reconectar con la tierra”, encontrar en la capital algo parecido a los campos de su país y ese helvético amor por el diseño que inunda sus balcones y jardines.

Y las dos soñaban con montar un negocio ideal que se saliera de su ámbito profesional -la gestión cultural- y estuviera relacionado con su gran amor: la Naturaleza.

“En Inglaterra o Francia, el arte de las plantas tiene una gran tradición. Hay muchas floristerias con auténticas genialidades como las que aquí hace Bornay, una de nuestras favoritas”.

“Nos movió el gusto por el detalle,  la posibilidad de tener un trato directo, muy amable, con las personas. Además, pensamos en la posibilidad de ofrecer arreglos florales a un precio asequible, que convirtiera a las flores más en un placer cotidiano, no tanto como un capricho”.


¿Cómo se llamará nuestro negocio?

Dos Regaderas nació en Enero de 2012. Patricia Bordonaba, la diseñadora que hace ahora un año también paseó por nuestro jardín, fue la encargada de dar vida al esbozo y filmar este video:

“Buscábamos un nombre que fuera sencillo, real, descriptivo y vinculado al oficio. Es muy bonito eso de ser florista. Elegimos “Dos regaderas” por la otra connotación de la palabra”.

“Eso de “estar como una regadera”, servía para describirnos un un poco a nosotras, que hemos montado este negocio de la nada, sin carrera de floristas, sin infraestructuras, viviendo en Madrid, una ciudad que no es natural…”

La naturaleza sostenible de Dos Regaderas

“Jamás hemos hecho un ramo igual a otro. No queremos que nuestro pequeño negocio se convierta en una producción en serie. Miramos con detalle a la persona y procuramos surtirnos de las flores de temporada, combinándolas con un determinado estado de ánimo, un motivo, una canción… Siempre hay una historia detrás”.

Y una banda de música. Cuando Alessandra y Raquel se ponen a trabajar con sus delantales de inspiración japonesa, siempre suena una canción, ya sea Jack Johnson o La Boheme.

Aquí Jack Johnson en actitud Flower Power de acompañamiento total

“Pensamos que se puede ganar dinero sin abusar, proyectando algo más justo. En el negocio de las flores, algunas veces los precios son excesivos: si se rebajaran, quizás habría más para todos. Somos conscientes de que nuestro modelo de negocio se basa en un ideal y también sabemos que no todo el mundo comparte este concepto de los arreglos “naturales”, más silvestres, basados en la flores locales y de temporada”.

La Canna, planta que florece en verano

Su naturaleza creativa

A las dos les fascina el silencio. A Raquel, además de escribir, le gusta hacer fotos y leer. ¿Leer qué? Ahora mismo ha terminado “La mujer de papel” y “La mano de la buena fortuna”, de Goram Petrovic y la Editorial Sexto Piso.

 

Alessandra por su parte disfruta tumbándose en la playa o en un parque. Se pone a mirar al cielo y “no hacer nada, dejar que mi pensamiento salga de paseo”. Raquel interviene para confirmar que además es una gran anfitriona, y entonces ella afirma: “Sí, me encanta invitar a gente a casa y organizar momentos de encuentro con las personas que quiero, buscar momentos de calidad con los amigos”. Los cuentacuentos son otra de sus grandes aficiones.

Deliciosa Martha, la película

Por último

Una cita. La que corona su página web: “Si tienes un jardín y una biblioteca, tienes todo lo que necesitas”. Marco Tulio Cicerón (106 – 43 a.C)

Encargos a Dos Regaderas, con oficio (y mucha simpatía), aquí. Les encuentras también en Facebook y en Twitter.