Consider, for example, Ms. Williams’s choice of a slice of snakeskin print on the front of both her Nike day and evening looks. Snakeskin showed up, as it happens, on the autumn/winter runways of Chloé, Marni and Miu Miu, giving credence to her words, but given her professional situation, it’s hard not to read further between the scales..

Since his election, Cards Against Humanity have set their sights on Donald Trump, launching a site called Cards Against Humanity Saves America, and a separate site, Cards Against Humanity Stops The Wall. Their first stunt involved a crowdfunded campaign to buy land where Trump’s wall would be built, to force the American government into a court battle over eminent domain. Fun as the idea is, it probably won’t work (but anyone who buys into the campaign gets a certificate of “ownership,” a map of the region, a copy of a statement of intent from Cards Against Humanity’s lawyers, and two limited edition cards for the game itself)..

Me ha parecido un método de aprendizaje muy efectivo el hacer TDs una clase a la semana, ya que era una buena manera de poner en práctica lo que íbamos aprendiendo en clase, de forma didáctica e interactiva. Es una clase entretenida e interesante, ya que te das cuenta según vas avanzando en los temas, que es algo que realmente vas a poder poner en práctica cuando salgamos al mundo empresarial. Me ha gustado bastante la libertad de elegir el tipo de trabajo final que teníamos que hacer, en vez de imponer un modelo homogéneo para todos.

Varios son los atletas británicos que ya le han pedido al doble campeón olímpico que rompa con Salazar, aunque la campaa más dura contra las dudas está encabezada por Craig Reedie. El presidente de la Asociación Mundial Antidopaje ha solicitado una investigación federal por parte del FBI como ya sucediera con el caso BALCO, donde se vieron implicados Marion Jones y Justin Gatlin, o con la más reciente intervención del Departamento de Justicia estadounidense en el caso de corrupción de la FIFA, donde un apéndice seala directamente a Nike al mencionar un posible soborno de “una empresa de ropa deportiva” por valor de 40 millones de dólares para asegurar la firma de la selección brasilea de fútbol. Precisamente Nike, que en 2013 firmó un contrato de siete aos con la federación inglesa a la que pertenece Mo Farah.

Tras la declaración de Luis Bedoya en la corte de Nueva York, Nike emitió un comunicado de prensa en el que seala: “La marca cree en la ética y el juego limpio tanto en los negocios como en los deportes y se opone en cualquier forma de manipulación o soborno. Hemos cooperado y continuaremos cooperando con las autoridades”. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin la autorización escrita de su titular.