Últimos tiempos hemos sido testigos de las graves consecuencias que nuestro planeta Tierra ha sufrido a causa de los cambios que el ser humano ha realizado, ya sea por interés o para poder satisfacer las necesidades que le permitan seguir viviendo. Hemos descuidado tanto nuestro planeta y por lo tanto estamos permitiendo que se vaya acabando la vida en este maravilloso planeta. Sin tener siquiera la seguridad de que saldremos ilesos de lo que esto puede tener.

Después tenemos que estar libres de lesiones en los meses previos. Para ello se necesita un poquito de suerte. Ya hemos visto que asuntos totalmente minúsculos pueden definir si llegamos a la final o somos eliminados antes. La historia de Juan José Aguirre, obispo cordobés de 63 aos radicado en Centroáfrica, no debería ser contada en tercera persona. Juanjo, como le dicen sus allegados, convive diariamente con la muerte. Cuando decide cargar con cuerpos mutilados del asfalto para darles sepultura, o cuando le hunden un fusil en el vientre.

“Hay un momento en que de pronto la gente pierde el miedo, a la policía, a los vecinos, a la propia familia, al ridículo, a uno mismo”. Lo dice Pedro Almodóvar en la entrevista que sirve de prólogo a Alaska y otras historias de la movida, libro que he escrito llevado por la fascinación que me produce haber vivido de cerca esa época. Intenté que el texto no fomentara los falsos mitos de unos aos en los que daba la sensación de que todo era nuevo, a pesar de que ciertas cosas el tiempo lo ha constatado nunca cambiarían.

Hablar más en femeninoEsto influye mucho en los temas sobre los que se escribe: “Teniendo en cuenta que muchos autores de la generación actual no la han vivido como adultos, cada ao salen muchas novelas sobre la Guerra Civil. En cambio cada ao en Espaa unas 400.000 mujeres dan a luz y unas 100.000 abortan y no hay ni una sola novela prácticamente que hable de eso”, apunta Freixas. Aún son pocas los libros publicados sobre experiencias tan brutales y con tantos matices como el aborto, el embarazo, el parto o la relación con el bebé o con los hijos adultos.

El Madrid intentó extender el mantel de su juego pero no le hizo ni falta. En el 64 se acabó el fútbol al menos el europeo . Cristiano forzó el lio entre Chiellini y Buffon (dos que hablan como exfutbolistas, mal asunto) y remató luego una chilena perfecta, recta, más de Van Basten que de Hugo Sánchez.

In retaining the National Collegiate Athletic Association title, Duke generated a 34 2 record, routing Michigan’s Fab Five of freshmen, 71 51, in the final. Duke’s 6 foot 11 inch all America center, Christian Laettner, was the only college player chosen to join the Olympic Dream Team of pros. Stanford won the women’s college title.