Well, that’s not mine, I thought to myself. I was confused. Whose body was this? Then I realized, I was now this guy.. Creo que en corruptelas no les hace falta doparse para ganarnos. “Ahí si son limpios”. Tambien acuerdate, que esta desmostrado que Londres, compro votos.

Además, fue campeona nacional de diez mil metros, superando su mejor registro en esa distancia (34m08s) y ganó con solvencia el medio maratón de Buenos Aires, en septiembre del 2016, con 1h14m19s. Hay techo para Florencia Borelli? “Soy muy exigente, muy pocas veces estoy conforme con las marcas. Soy fría en mi forma de correr y muy poco sentimental, no lloro nunca.

“In 2003, I wrote a New York Times bestseller called ‘Shut Up Sing,’ in which I criticized celebrities like the Dixie Chicks and Barbra Streisand, who were trashing then President George W. Bush. I have used a variation of that title for more than 15 years to respond to performers who sound off on politics,” Ingraham said.

It goes without saying that viral culture has taken over how we communicate, interact, share and present ourselves. You’ve heard the term “viral” from friends, the television and maybe even your mom before she realized “Gangnam Style” was not a computer virus. But what the heck does the word really mean, and how do you define something so situational and unpredictable?.

La celebración del entierro constituye un acto participativo con toda la ciudad, el difunto era trasladado por las calles de la urbs, tras éste le seguía toda una comitiva, por un lado la familia y allegados y por otra personal pagado, gente como las plaideras, que hasta hace muy poco eran también parte de los entierros en nuestro país, se encargaban de cubrir de tragedia la comitiva, por otro lado las fasces que no eran sino representaciones gráficas de la vida o los momentos representativos o árboles genealógicos del difunto también seguían el féretro hasta el cementerio. También era una costumbre extendida la realización de un discurso por parte de algún miembro destacado, para dejar patente la influencia del fallecido y las aptitudes de éste con su entorno familiar y social. Después de la incineración del cuerpo, los restos eran trasladados al sepulcro, los cementerios romanos estaban justo a las afueras de la ciudad, cuando se traspasaba la puerta de la urbe, las hileras de tumbas se alzaban a cada lado del camino y sus lápidas estaban llenas de epitafios inusuales en nuestros tiempos pues no hacen referencia a contenidos religiosos sino a auténticos párrafos de la vida, algunos de ellos llegando a ser de alguna manera moralistas o explicativos de la causa de la muerte, stos están hechos para ser leídos por el viajante, se conoce la afición de algunos romanos a ir a los cementerios a leer los epitafios de sus conciudadanos difuntos, porqué así es la vida romana, todo de cara a la galería, todo para dejar constancia del paso por la vida..