Roberto Arlt siempre recordó que, cuando él era nio, su padre ante cualquier supuesta “falta” le decía: maana cuando amanezca te voy a azotar, y Roberto Arlt no podía dormir en casi toda la noche ya que se fijaba en el reloj de su cuarto esperando los golpes que a la madrugada le propinaría el padre. La memoria de su padre aparecerá en futuros escritos. Fue expulsado de la escuela a la edad de ocho aos y se volvió autodidacta.

Argelia fue víctima en Espaa’82 de uno de los hechos más ignominiosos de la historia de la Copa del Mundo. Tras dar la campanada al vencer a la poderosa RFA (2 1) y perder frente a Austria (2 0), superó fácilmente a Chile (3 2) en la última jornada, pero dejó que los sudamericanos apretasen el marcador con dos goles en el segundo tiempo. De haber mantenido el resultado de la primera parte, el posterior acuerdo entre germanos y austriacos hubiera sido imposible..

X desaparec y su refundaci bajo el nombre de Colonia Nueva de San Felipe evidenciaba el deseo de borrar el recuerdo de tan hist urbe, seg aclaraba un decreto real de noviembre de 1707. La nueva Casa de la Ciudad de San Felipe ostent desde 1720 el famoso retrato de Felipe V que el pintor Josep Amor tom de un grabado previo incluido en un calendario de 1708. Esta obra, poco significativa art s iniciar su celebridad a mediados del siglo XX, en un contexto diametralmente opuesto al de su producci La obra se hallaba en el Museu de l’Almod desde 1919 y fue a finales de la d de los cincuenta cuando su conservador, Carles Sarthou, incitado por algunos estudiantes y un sacerdote, consider oportuno girar el cuadro como aleg penitencia al Borb por el castigo que este infligi a la ciudad..

13 1 reconociendole un inmenso mérito a Mandela por su aguante y su presidencia, hay que reconocer que el fin de la apartheid ha condenado a la mayor potencia de Africa a la catastrofe. No sólo es hoy un país mucho más violento que hace 20 aos (para los blancos sobre todo) sino que economicamente ya no es tan influyente, y es más corrupto. Al final será otro Nigeria en el que los blancos viven en ghettos ultraprotegidos y venden los recursos del país mientras los negros se pegan tiros entre si a lo Bronx..

Si se escucha un cántico ofensivo en un sector del campo, parece exagerado cerrarlo entero, explicó Cardenal. Se trata, de alguna manera, de provocar la censura entre aficionados, algo complejo. Por ejemplo, si desde un fondo se profiere algún insulto, o grito racista, violento o xenófobo, esa parte del estadio será clausurada, y pagarán, no hay otro remedio, justos por pecadores.