Después de “Ingenieros sociales”, hoy traemos a Natui el segundo artículo de Jonathan Harris para “The Farmer & The Farmer Review”, una reflexión en torno a la tecnología y su capacidad para amplificar y desbloquear determinados deseos de la sociedad.

“Deseos y resultados”

Toda tecnología es de alguna forma la proyección de un impulso humano preexistente: así como el martillo es una extensión de la mano, el lápiz la proyección de los pensamientos o el piano la extensión de la voz, toda tecnología amplifica algo que ya poseíamos de antemano.

Esta tecnología se convierte en viral cuando es capaz de amplificar un deseo que estaba dentro de nosotros pero se encontraba bloqueado. Cuando una tecnología es capaz de eliminar un bloqueo importante, la amplitud de su impacto puede ser explosiva.

Facebook ganó 500 millones de usuarios en menos de 5 años al identificar un bloqueo humano básico (nuestra necesidad de compartir y conectar) y ofrecer una solución para ello, -de la misma manera que un cirujano logra restaurar el flujo de un paciente al extraer un coágulo en la sangre.

Cuando se trata de diseñar tecnología, debemos ser conscientes del tipo de deseo humano que estamos amplificando. Hay muchos tipos de deseos, y no todos son negativos. Además de la lujuria, la codicia, la envidia, la pereza, la gula, el orgullo y la ira, existe la necesidad de encontrar un sentido, la alegría, el asombro y la felicidad.

Existe la necesidad de explorar, mejorar, aprender, adquirir sabiduría, el deseo de enseñar. Existe la necesidad de sentirse amado, el deseo de pertenencia, la búsqueda de conexión, el afán de sentirse útil, cuidar y ayudar a los otros.

Cada impulso, cuando se amplifica, crea un tipo diferente de resultados y genera un tipo diferente de personas. Cuando millones de personas dan vida a un impulso extendido, el mundo se convierte en un lugar diferente.

Por eso, elige sabiamente tus deseos”.

Si te perdiste el primer artículo, “Ingenieros sociales”, puedes leerlo aquí.

Si quieres leer la versión original de los artículos de “Modern Medicine”, visita The Farmer & The Farmer Review.